Todos los lunes, Série Limitée da la palabra a un experto en bienestar. Esta semana, la micronutricionista Valérie Espinasse nos cuenta cómo mantener el ánimo y reponer energías antes de que vuelva el buen tiempo.

Un rayo de sol no hace primavera… A pesar de algunos días hermosos en varias regiones de Francia, el invierno aún no ha terminado y las restricciones sanitarias continúan aumentando, lo que puede contribuir a reforzar los síntomas de la depresión invernal. Este fenómeno estacional está relacionado principalmente con la caída de la luz que no estimula adecuadamente nuestras células nerviosas retinianas y que provoca una caída de la serotonina, un neuromediador de la moral. ¡Este invierno 2020/2021, podemos hablar de la depresión de Covid!

De hecho, la caída de la luminosidad acentuada por la ausencia de actividad física regular, ligada al teletrabajo y al toque de queda, puede socavar la energía y la moral con un sentimiento real de depresión, pérdida de motivación, disminución de la energía, alteración de la concentración y, en algunos casos, , antojos de alimentos y trastornos del sueño. Este estado puede ser temporal pero puede acentuarse por la disminución de la actividad física e incluso, en determinados casos, cronificarse. Entonces, ¿cómo remediar esta situación?

Cambia algunos de tus hábitos alimenticios:

– En el desayuno: deja el pan-mantequilla-mermelada y opta por proteínas animales como jamón, pavo, salmón, huevos, queso… con un pan elaborado con cereales integrales como centeno, trigo sarraceno.

– Consumir magnesio: en cacao para consumir sobre las 17 horas o después de la cena, en agua mineral (beber 1,5 litros al día), algunas de las cuales son naturalmente ricas en magnesio.

– Elaborar un snack a base de azúcar idealmente natural: frutas, compotas, miel en té o infusión, yogures vegetales con fruta o miel, galletas o tartas caseras elaboradas con miel o azúcar de coco…

Realiza una cura de micronutrición, una ayuda sumamente interesante, tanto en la prevención como en la cura. Una cura específica le permitirá recuperar muy rápidamente su buen humor, su motivación, su concentración, su energía.

– Rhodiola rosea es una planta adaptogénica verdaderamente eficaz para regular la secreción de serotonina y evitar su descenso repentino responsable de los síntomas de depresión: para tomar por la mañana y al final de la tarde, y si es necesario antes de acostarse.

– El magnesio, idealmente marino, es un excelente equilibrador emocional que intervendrá en el cansancio, los trastornos del sueño y las ansias de comer: se debe tomar por la mañana y la cena, y si es necesario al acostarse.

– Las vitaminas del grupo B son un grupo de vitaminas imprescindibles para la correcta secreción de todos nuestros neurotransmisores, que nos permitirán encontrar un estado emocional óptimo: para tomar por la mañana y/o al mediodía.

Este tratamiento debe ser continuo durante todo el período invernal cuando se reducen los niveles de luz y durante todo el período de toque de queda. Y no olvides que, como decía Hipócrates en la antigüedad: “Que tu alimento sea tu primera medicina”.

Valerie Espinasse