Foxconn está cerrando dos sitios de fabricación en el centro tecnológico de Shenzhen. Uno de ellos estaba dedicado a los iPhone. La empresa se ve obligada a hacerlo por el gobierno chino, que ha impuesto un estricto confinamiento en todas las actividades no esenciales. Se ha detectado un brote de Covid en la metrópolis y el país vuelve a aplicar su política de “Covid cero”.

¿Consecuencias para el nuevo iPhone SE?

Incluso si la producción se ha reasignado a otra parte de China, el impacto de esta reubicación es difícil de evaluar. Todavía no se sabe si tendrá un efecto en el lanzamiento de los nuevos iPhone SE presentados la semana pasada. También dependerá de la duración del confinamiento, actualmente previsto hasta el 20 de marzo. Una fuente citada por Reuters dice que una recuperación sería parcialmente posible siempre que se aplicara una estricta burbuja sanitaria.

Ver también vídeo:

El fabricante taiwanés de placas de circuito impreso Unmicron Technology Corporation, que en particular suministra a Intel, también se ve afectado por este confinamiento. Afortunadamente, este parón cae durante el primer trimestre, cuando la demanda de electrónica mundial se ralentiza, tras la explosión de la demanda ligada a la temporada navideña.

Fuentes: Reuters, Bloomberg