En Alemania las fábricas, en Francia el centro de investigación avanzada: si los clichés se resisten a morir es porque a veces se verifican con el ejemplo. El CEO de Intel, Pat Gelsinger, acaba de anunciar un plan de inversión masivo en Europa -80 mil millones en 10 años- que reparte en varios países del continente varios elementos clave del diseño, fabricación e integración de semiconductores. -conductores.

Para esto primero ronda de inversión de 33.000 millones de euros, es Alemania la que gana el «premio gordo» industrial con la formalización de la elección de Magdeburg para la construcción de las dos fábricas de última generación. Serán el segundo corazón de la producción europea de chips de Intel, con el sitio en Irlanda, ya en funcionamiento desde 1989.

b26a38dcdad8efa0045f05c0e1948

Una antigua ciudad en Alemania Oriental, Magdeburgo es la capital del estado de Sajonia-Anhalt, entre Baja Sajonia y Brandeburgo. Está a solo 230 km de Dresden, sede de las fábricas de Global Foundries (anteriormente AMD), y por lo tanto se beneficia de un ya sólido ecosistema de proveedores. El sitio alemán costará 17 mil millones de euros y se espera que produzca los chips más avanzados de Intel para el continente. La enorme inversión promete no menos de 3000 nuevos empleados además de trabajos de construcción y cadena de suministro durante su operación.

El otro gran triunfador de esta primera ronda es Irlanda, donde Intel ya fabrica chips de 10 nm (Intel node 7). El sitio de Leixlip aprovechará el trabajo de expansión de $ 12 mil millones para aumentar la capacidad de producción y pasar al siguiente nodo, llamado Intel 4 (salsa Intel de 7 nm).

Francia “cerebro” de la I+D, pero sin presupuesto anunciado

c598c364811903f7f2328a5e946a1

Si sumamos los 17.000 millones de Alemania y los 12.000 millones de Irlanda, falta un poco de dinero para los «más de 33.000 millones» de esta primera ronda. Bueno, los 4.500 millones que faltan van a Italia. Aprovechando la adquisición de Tower Semi (LINK) con la que el grupo franco-italiano STMicroelectronics tiene fuertes lazos, Intel invertirá en la parte «back-end», es decir, la que viene después de la quema de los chips en obleas de silicio (inspección, pruebas, corte, combinación de troqueles, etc.)

A esta importante inversión industrial se suma la duplicación del laboratorio de Intel en Gdansk, Polonia, así como el aumento de la inversión de Intel en el laboratorio español del Barcelona Supercomputing Center.

¿Y Francia? Sobre el papel, Pat Gelsinger ha anunciado que la meseta de Saclay, cerca de París, debería albergar el principal centro europeo de Investigación y Desarrollo y diseño de chips de Intel. Un proyecto centrado en la informática de alto rendimiento y la inteligencia artificial que supondría la contratación de más de 1.000 ingenieros. Ninguna industria al estilo alemán o italiano, sino un laboratorio de “inteligencia” que no se beneficia, por el momento, de ninguna inversión cuantificada. Sin una fábrica detrás, es lógico que la suma sea muy inferior a las desplegadas en nuestros vecinos.

No caridad, sino necesidad de diversidad

243b5a4d9ce3edc2991272f9e42a8

Una pregunta legítima que surge es “ ¿Por qué una empresa como Intel invertiría tanto en Europa que en EE.UU.? «. Si la respuesta completa es muy larga, la clave para la comprensión se encuentra en la actual «crisis» de los semiconductores». La puerta de Huawei, los cierres de fábricas de chips en 2020 debido a la pandemia, la explosión de la demanda en muchos mercados. (automóvil, TI, pero también electrodomésticos, navegación, etc.), accidentes de fábrica (Texas, Japón, Corea del Sur) o incluso inestabilidades geopolíticas potenciales (TSMC en Taiwán amenazada por China) han puesto de manifiesto nuestra dependencia de muy pocos proveedores. Asia». El 80 % de los semiconductores provienen de Asia, por lo que queremos construir una cadena de suministro más resistente y equilibrada “, anunció el Sr. Gelsinger durante su discurso.

Y la sed europea de volver a la carrera tecnológica, en particular a través de la European Chips Act, sugiere ventajas e inversiones para Intel, que aquí se ve como un “salvador”. Con razón, los miles de millones que promete invertir son suficientes para estimular » fortalecer un ecosistema de próxima generación como promete el Sr. Gelsinger. Una opinión compartida por Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, que apunta a ver “ El 20% de la producción (mundial) de chips proviene de Europa. Duplicar la proporción actual en un mercado que se duplicará en los próximos años “, asegura.

Lea también: Intel quiere asumir el papel de campeón occidental en la producción de semiconductores

Agrega que las ambiciones de Europa no son producir chips de gama baja, sino chips que » ir más allá de la barrera de 3 nm Una ambición que contradice a los fabricantes de automóviles europeos que no han fallado en los últimos meses en querer centrarse en chips dedicados al automóvil o la aeronáutica donde los europeos son los más fuertes.

Sobre el papel, la Sra. von der Leyen probablemente tenga razón al prescindir de su opinión: las empresas europeas han sido de las más afectadas por la escasez de semiconductores debido a su desconocimiento de cómo funciona este mercado (demasiados intermediarios, cancelación de pedidos que no pueden maquillarse, etc.).

Ver también vídeo:

Ver también vídeo:

Si Intel no escatima sus inversiones en EEUU, con recientes anuncios de inversión en Nuevo México o el futuro Gigafab de New Albany en el estado de Ohio, la activación de un ecosistema bajo su control en Europa lo convertirá, de facto, en el Campeón occidental de semiconductores en el que anunció que quería convertirse el año pasado cuando anunció su proyecto IDM 2.0, que tiene como objetivo particular abrir sus fábricas a terceros.

Algunos podrían lamentar que no sea una empresa europea. Pero para crear un ecosistema potente y vanguardista tan rápido, parece que es más fácil elegir un jugador de enorme tamaño y con una sola cabeza. Y no es STMicroelectronics quien podría cumplir tal misión.

Ahora queda ver salir de la tierra las primeras fábricas alemanas, cuya producción debería comenzar en 2027, y esperar la segunda parte del plan que definirá y fijará las inversiones en Francia.