Durante dos años, el chef Jean Imbert pensó en los menús de la pastelería, cafetería y restaurante Monsieur Dior, así como en todos los detalles que hacen de estos espacios lugares especiales. Todo un reto en este mítico lugar donde, como él dice, “cocinamos por primera vez”. Matías Indjic

En París, la mítica dirección de la casa Dior, reinventada por Peter Marino, acaba de abrir sus puertas. El chef Jean Imbert firma el menú del café, la pastelería y el restaurante Monsieur Dior. Nuevos retos a la altura del patrimonio. Reporte.

30 Montaigne no es una boutique. es una experiencia En este inmenso espacio, se presenta todo el universo Dior: prêt-à-porter, accesorios, joyería, alta costura y el arte de vivir. Un arte de vivir que también se encuentra en la arquitectura y la decoración de Peter Marino, en los jardines interiores y exteriores del paisajista Peter Wirtz, en la galería, en las obras de arte que en todas partes llaman la atención. Y, como novedad, en el café, la pastelería y el restaurante Monsieur Dior, tres espacios cuyos menús firma Jean Imbert. Con su chaqueta diseñada por Kim Jones, directora creativa de Dior Homme, el chef está concentrado. «Es una verdadera responsabilidad trabajar aquí», dice. De hecho, en esta mansión privada comprada por Christian Dior en 1946, ¡es la primera vez que cocinamos!”

En vídeo, el desfile Dior Otoño-Invierno 2022-2023

El lugar es parte de la leyenda: tan pronto como Christian Dior lo vio, lo quiso para montar su casa de moda. Hoy, la dirección reinventada, lejos del estilo neo-Luis XVI inicial, conserva sin embargo el alma de los inicios, esa “atmósfera decorada, pero no decorativa” que cultivó Monsieur Dior. Jean Imbert es parte de este patrimonio. Hace dos años, cuando se enteró del proyecto de transformación del edificio, soñó con tener las llaves del restaurante y montó un archivo. “Pasé mucho tiempo en los archivos de la rue de Marignan. me sumergí en el libro La cocina cosida a mano, de Christian Dior. Mis platos, mis pasteles, por lo tanto, cuentan la historia de la casa”.

En la pared del restaurante Monsieur Dior, el fresco de Guy Limone compuesto por fotografías. “1750 Dior reds and the world”, responde a la perfección al mobiliario diseñado por Perter Marino. Matías Indjic

Así, el Rodaballo Cubano se toma prestado del recetario del creador. La ensalada Catherine con judías verdes es un homenaje a Catherine Dior, la hermana del modisto, ya la silueta de 1954, conocida como línea H o línea de judías verdes. L’Œuf Christian Dior es una referencia a un huevo en gelatina de caviar que probó en Deauville y que se había convertido en uno de sus platos favoritos. En cuanto al entrecôte frites del desfile, recuerda una costumbre del maestro que comía antes de cada desfile un entrecôte frites con salsa bearnesa. Por último, la Sopa Colle Noire se elabora con hierbas de la huerta del Château de la Colle Noire, que fue la casa de Christian Dior, cerca de Grasse. «Quiero cultivar una forma de simplicidad en la elegancia, tanto en la cocina como en la repostería», dice Jean Imbert.

Tartas de flan, de chocolate o de cítricos, baba de ron… Preciosas y deliciosas, las pastas imaginadas por Jean Imbert para el restaurante, algunas de las cuales también estarán disponibles en la pastelería, llaman inmediatamente la atención y abren el apetito. Matías Indjic

También echamos un vistazo al mostrador a la entrada de Mr. Dior, donde entronizaba una tarta de cítricos, otra de chocolate, una baba de ron, un flan. “Cuando se trata de repostería, soy fan de lo poco. Así que solo habrá unos pocos pasteles en el restaurante, que cambiarán con las estaciones”. Entre ellos, los clafoutis que le recuerdan a su abuela. Servido en plato de plata, se declinará según los frutos del momento. “En la planta baja también está mi primera pastelería. Prefiero el minuto, con milhojas y soufflés de avellana preparados al momento de pedir. También imaginé una estrella, uno de los emblemas de Dior, con vainilla, caramelo y nueces pecanas: una firma».

30 avenue Montaigne, el templo del lujo

Para servir estas creaciones culinarias se ha estudiado cada detalle. “La restauración es colaborativa, insiste Jean Imbert. Tuve muchos Zooms con Peter Marino. Con Kim Jones, desarrollamos las chaquetas, pero también objetos, como un estuche para cuchillos. Misma complicidad con Olivier Bialobos, director de comunicación e imagen de One Dior, para el packaging de la pastelería y los platos. Así, los platos se han renovado con el motivo de la Estrella Mitológica, se ha estudiado el peso de los cubiertos, los vasos de caña o de espiga aportan color… Todo queda a la altura de los sueños de Jean Imbert, que se lanza, antes de ir a consignar su brigada y personal de sala, más de 70 personas: “Dicen que en un palacio todo es posible. ¡Y en Dior todo es posible también!”.

30 Montaigne, 30, Avenue Montaigne, 75008 París.