Todos los lunes, Série Limitée da la palabra a un experto en bienestar. Esta semana, Valérie Espinasse, micronutricionista en París, explica cómo adaptar nuestra dieta para preservar nuestra forma y nuestra moral a pesar de las restricciones.

Este tiempo tan especial en el que estamos viviendo está ejerciendo presión sobre nuestras mentes y nuestra energía. Para unos serán trastornos del sueño, para otros cansancio crónico y una importante bajada de concentración, para otros bajada de ánimo y buen humor…, siendo todas estas señales debidas al agotamiento mental.

Por ello, es imprescindible llevar una dieta «antiestrés» para limitar todos estos inconvenientes y recuperar nuestra energía física y mental. Aquí tienes 4 recomendaciones dietéticas para conseguirlo.

Enfócate en la primera comida del día. Esto debe contener:

– proteínas animales: huevos, jamón, salmón, quesos… (los vegetarianos preferirán los productos a base de tofu).

– cereales integrales en forma de panes de cereales y semillas, arroz o pasta integral, quinoa…

– semillas oleaginosas (almendras, nueces, avellanas…) o aceites de aguacate o vegetales (idealmente ecológicos y de primera presión en frío).

El segundo enfoque alimentario es introducir un refrigerio a las 4-5 p. m., con:

– fruta fresca de temporada o zumo de fruta natural.

– chocolate negro.

– semillas oleaginosas.

También es importante optimizar la buena secreción de neurotransmisores cerebrales que permiten tener buena energía, buena concentración, buen ánimo, buen sueño. Para ello, adopte un cóctel con:

– Magnesio marino, tomado por la mañana y por la noche.

– rhodiola rosea: tomada al mediodía.

– vitaminas B: tomadas por la mañana o al mediodía.

La microbiota intestinal también es importante para la correcta secreción de estos neurotransmisores a nivel intestinal. En caso de molestias digestivas, tomar un ciclo de probióticos por la mañana con el estómago vacío.

valerieespinasse.fr

Valerie Espinasse