Todos los lunes, Série Limitée da la palabra a un experto en bienestar. Esta semana, Laure Dary, bailarina profesional y profesora de yoga, nos explica cómo suavizar y relajar nuestro cuerpo para sentirnos mejor física y mentalmente.

Es importante trabajar la flexibilidad regularmente para mantener una buena movilidad articular, aumentar el rango de movimiento, pero también para liberar tensiones y calmar la mente. Los beneficios son: un cuerpo relajado, músculos estirados y una mente liberada.

En primer lugar, es fundamental tener en cuenta la movilidad articular de cada uno, así como la flexibilidad natural de tendones y músculos. A medida que envejecemos, también podemos perder flexibilidad si no la trabajamos regularmente, lo que también puede explicar las diferencias en el nivel de flexibilidad entre dos personas. Las hormonas también entran en juego, es este factor el que explica el hecho de que las mujeres sean a menudo más flexibles que los hombres.

Ponte en una situación

La regularidad será realmente la clave del progreso, te aconsejo que empieces con 15 minutos al día o 10 minutos por la mañana, con estiramientos dinámicos, y 10 minutos por la noche, con estiramientos estáticos.

Siéntate en un lugar tranquilo, tómate el tiempo de sentir cada pequeño detalle y, sobre todo, respira.

Cuanto más oxigenes el cuerpo, más se relajará, permitiéndote ganar en amplitud de forma lenta pero segura.

Por último, no se impaciente, la flexibilidad es un trabajo duro. Lo que importa no es la perfección de la postura sino todos los beneficios físicos y psicológicos que te aportarán tus sesiones.

Se pueden trabajar varios tipos de estiramientos en una sola sesión, pero también se pueden trabajar por separado:

– Estiramientos dinámicos por la mañana o antes del entrenamiento deportivo para calentar el cuerpo.

– Estiramientos estáticos por la tarde o unas horas después del entrenamiento deportivo para liberar tensiones (no inmediatamente después para no dañar la fibra muscular).

5 técnicas de estiramiento

Para estirar los isquiotibiales, recomiendo la postura de división media (comience de rodillas, luego extienda una pierna hacia adelante, el pie flexionado, las manos en el suelo a cada lado de la pierna, la espalda recta inclinada hacia adelante).

Para estirar los flexores de la cadera, la postura de yoga anjaneyasana es perfecta (comience desde la postura de estocada baja, luego baje la rodilla trasera al piso, levante los brazos a lo largo de las orejas y empuje la pelvis hacia adelante mientras mantiene las caderas en la misma línea).

Para estirar los aductores, adopte la postura de la rana (desde su posición a cuatro patas, abra las rodillas lo más posible hacia un lado, manteniendo la pelvis en la misma línea que las rodillas).

Para la espalda, vaya a la postura del camello (de rodillas, ambas manos colocadas en la parte inferior de la espalda, los dedos apuntando hacia arriba, apriete los omóplatos y apunte el esternón hacia el cielo).

Y por último para los hombros, terminamos con la postura del cachorro (a cuatro patas, adelantar las manos sobre la colchoneta manteniendo la pelvis muy por encima de las rodillas, la frente apoyada en el suelo).

lauredarystudio.com

laura dari