Todos los lunes, Série Limitée da la palabra a un experto en bienestar. Esta semana, Thierry Legagnoux, quiropráctico, comparte sus consejos para mantener una buena postura durante todo el día.

Conducir, enviar mensajes de texto, sentarse en un escritorio o incluso pasear a un perro… todas estas actividades tienen una cosa en común: la postura. Es posible que no piense activamente en ello, pero la posición de su cuerpo a lo largo del día contribuye en gran medida a su salud en general. La forma en que se sienta, se para o mueve su cuerpo puede provocar dolor de espalda crónico, dolores de cabeza e incluso mala circulación en las piernas y los pies.

Una buena postura es una posición de su cuerpo que ejerce la menor tensión sobre sus músculos, huesos, articulaciones y ligamentos. Contribuye a la buena salud de la columna, favoreciendo que el cerebro se comunique más eficazmente con el resto del cuerpo.

¿Cómo mejorar tu postura durante el día? Adoptar hábitos de postura más saludables y ergonomía en el hogar puede mejorar nuestra salud en general. Estas prácticas pueden proporcionar más eficiencia en las tareas diarias y una mejor calidad de vida. La buena postura no se limita a estar de pie o sentado. La posición de su cuerpo cuando duerme, mira televisión, espera en la fila o incluso envía mensajes de texto es importante.

Aquí hay algunos consejos para mejorar la postura durante la rutina diaria:

– ¿A quién no le gusta una buena película en la cama? Sin embargo, doblar demasiado el cuello puede ejercer presión sobre la columna. Agregue una almohada detrás de la espalda en lugar de solo detrás del cuello para obtener más apoyo, o debajo de las rodillas para aliviar el cuello, las piernas y la espalda.

– Para dormir bien, la postura para dormir es importante. Independientemente de la posición para dormir, siempre use una almohada lo suficientemente gruesa como para mantener la cabeza en una posición neutral.

– Solo el 8% de las personas duermen boca arriba. Dormir boca arriba es la mejor opción porque no ejerce ninguna presión adicional sobre la cabeza, el cuello o la columna vertebral. Use una almohada para mantener la cabeza ligeramente elevada y alineada.

– Dormir de lado, especialmente con las rodillas levantadas en posición fetal, puede ayudar a abrir las articulaciones de la columna y aliviar la presión al reducir la curvatura de la columna. Prefiere una almohada del ancho de tus hombros para una mejor posición.

– Alrededor del 7% de las personas duermen boca abajo. Desafortunadamente, esta posición puede agravar ciertas patologías de su columna y otras condiciones médicas. Evítalo si es posible.

– ¡Puedes practicar la postura perfecta en cualquier lugar! En el supermercado por ejemplo: hacer cola en una tienda es el momento perfecto para pensar en tu postura. Esta es una oportunidad para tomar conciencia de las malas posturas y corregirlas para evitar reproducir malos hábitos, como encorvarse. Párese con los pies separados al ancho de los hombros y deje que los brazos cuelguen naturalmente a los costados. Mantenga su peso sobre las puntas de los pies. Esto permitirá que su cuerpo se alinee naturalmente y distribuya uniformemente su peso corporal.

– El «cuello de texto» es una patología real y resulta de malos hábitos posturales. Cuando envíe mensajes de texto o navegue por las redes sociales, coloque su teléfono a la altura de los ojos. Esto ayudará a reducir la cantidad de presión ejercida sobre el cuello y la columna vertebral.

Aunque es un excelente punto de partida, ¡cambiar hábitos no es suficiente! Ahí es donde entra en juego la quiropráctica. La incorporación de ajustes de rutina y ejercicios específicos puede ayudar a mejorar su postura, aumentar la flexibilidad y prevenir el dolor de espalda y muscular.

Thierry Legagnoux