Todos los lunes, Série Limitée da la palabra a un experto en bienestar. Esta semana, Catherine Malpas, naturópata, coach de estrategia nutricional y coautora del libro «Las 7 claves para una vida feliz y saludable» (ed. La Martinière, 2019), presenta los alimentos clave para cuidar tu piel.

La alimentación tiene una gran influencia en nuestro estado de salud, pero también en nuestra piel. Muchos ingredientes en nuestra dieta moderna agravarán casi cualquier condición de la piel. La obstrucción del cuerpo por toxinas obliga al cuerpo a utilizar la piel como emuntorio (órgano de eliminación natural del cuerpo) para eliminar sus desechos. De ahí la importancia de una dieta antiinflamatoria.

Nuestra piel se enfrenta constantemente a agresiones externas, como el frío o la contaminación y, recientemente, la obligación de llevar mascarilla. Para luchar contra esto y preservar nuestra epidermis, las tiendas se llenan de cremas con activos cada vez más “innovadores”. Pero, ¿sabías que el aspecto y la salud de nuestra piel también están íntimamente ligados a nuestra alimentación? ¡Aquí hay algunos alimentos para disfrutar sin moderación para una piel radiante!

Ajo: gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas, el ajo es el verdadero aliado de las pieles con tendencia acneica. Antibacteriano, el ajo combate muy bien el acné y las infecciones de la piel de todo tipo. Es el asesino de imperfecciones.

Aguacate: rico en vitaminas C y E, el aguacate reúne en sí mismo muchos beneficios para nuestra piel, la hidrata, la hace luminosa, le devuelve la vitalidad. Verdadero antienvejecimiento, también promueve la formación de colágeno para un efecto suavizante y rejuvenecedor.

Alcachofa: contiene potentes antioxidantes que desintoxican la piel. Lleno de fibras, hace que la piel sea más brillante, pero también más saludable. Beneficioso para la salud de la piel y el cabello, los fitonutrientes que contiene actúan desintoxicando la piel y el cabello que queda reparado, fortalecido y más brillante. Su efecto también ayuda a luchar contra la caspa. Además, facilita la digestión y reduce el colesterol: descongestionado, ¡tu rostro brilla!

Brócoli (y todas las demás coles: coliflor, col blanca, col roja, col verde…): rico en vitaminas A, B, C y E, así como en carotenoides, poderosos antioxidantes. Al igual que la alcachofa, hace que la piel sea más luminosa. Además, repara los tejidos dañados por los rayos UV y ayuda a regenerar la piel. Pero eso no es todo: también protege nuestra piel y aumenta su resistencia a las temperaturas, tanto al frío como al calor.

Chocolate negro: rico en antioxidantes y ácidos grasos, el chocolate negro ayuda a proteger nuestra piel de los rayos UV pero también la suaviza. Rico en polifenoles, caza los radicales libres y minimiza la aparición de líneas finas. ¡Es un eficaz antienvejecimiento! Es en particular la acción del cacao que contiene lo que hace que la piel esté radiante. Por tanto, es necesario favorecer el chocolate negro con un alto contenido de cacao, al menos un 70%, para aprovechar sus beneficios.

Nueces: a sorbos de vitaminas (E) y minerales (cobre, magnesio, manganeso, potasio, calcio, hierro), las nueces ayudan a reequilibrar nuestra piel así como a combatir problemas cutáneos e infecciones. Además, los frutos secos reducen la sobreproducción de sebo, combatiendo así el acné.

Naranja: es rica en vitamina C que favorece la creación de colágeno. Esto hará que la piel sea flexible, mejorando su elasticidad.

Papaya verde: al igual que el chocolate, ayuda a proteger nuestra piel de la acción nociva del sol, gracias a la vitamina C y al betacaroteno que contiene, que favorecen la renovación celular.

Uva roja: antihistamínico, ayuda a combatir los efectos secundarios derivados de reacciones alérgicas. También es muy eficaz en el tratamiento de la inflamación de la piel, como el eczema.

Salmón: sus beneficios para la piel derivan de su alto contenido en omega-3 que nutre, suaviza y evita que la piel se reseque o irrite. Sus ácidos grasos hidratan nuestra piel desde el interior y combaten las arrugas y el acné. El salmón es perfecto para pieles secas o fácilmente irritables.

Té verde: es conocido por sus múltiples propiedades. En particular, contiene una gran cantidad de antioxidantes que luchan contra el envejecimiento de la piel. Ayuda a combatir el acné al reducir la presencia de la hormona que favorece la aparición de espinillas. También da un aspecto juvenil y saludable a la piel.

¡Para una piel radiantemente joven y hermosa, elija una dieta antiinflamatoria!

Alicia Cuartini